11.9.18

Na llende

Na llende

Por Edgardo Civallero

"Na llende" (en asturianu, "En la linde", 1990) es el segundo trabajo del famoso grupo folk asturiano Llan de Cubel. Un grupo que fusionó ritmos y melodías tradicionales de Asturias con música folk de corte celta, como también lo hicieron Felpeyu y Corquiéu, o sus vecinos gallegos, Milladoiro y Luar na Lubre.

"Na llende" tiene una hermosa dedicatoria que explica su título.

De pequeñu, nel cantu, mirabes pa la mar, bien garráu de la mano, mentanto t'aprendíen los nomes de les coses. Y dibes preguntando, y aprendiendo. Y echabes la güeyada más al fondu, pa contra'l finxu'l cielu, y imaxinabes qué sería aquella raya, si taría de veres —talo que tu pensabes— allí na llende'l mundu.

Paso'l tiempu. Llamasti les coses pel so nome. Decastástite de que los nomes nun yeren inocentes. Y visti la to tierra como con güeyos nuevos. Y tamién que'l futuru lo faes o te lo faen.

Agora sabes bien ónde ta aquella llende. Sabes que tas triando esa raya invisible que dexebra'l to mundu. El tuyu. Un mundu que, nóteslo, ta dexando de ser. Sí. Sabes que tas na llende. Agora vuelves mirar pa contra'l finxu'l cielu y sabes cuáles son les señes del to tiempu.

[De pequeño, en el acantilado, mirabas al mar, bien agarrado de la mano, mientras te enseñaban los nombres de las cosas. E ibas preguntando, y aprendiendo. Y echabas la mirada más allá, hacia el horizonte, y te preguntabas qué sería aquella línea, y si estaría allí —tal y como tú pensabas— la linde del mundo.

Pasó el tiempo. Llamaste las cosas por su nombre. Te diste cuenta de que los nombres no eran inocentes. Y viste tu tierra como con ojos nuevos. Y también que el futuro lo haces o te lo hacen.

Ahora sabes bien dónde está aquella linde. Sabes que estás pisando esa línea invisible que marca el fin de tu mundo. El tuyo. Un mundo que, tú lo notas, está dejando de ser. Sí. Sabes que estás en la linde. Ahora vuelves a mirar al horizonte y sabes cuáles son las señas de tu tiempo].

Probablemente una de las canciones más hermosas de ese álbum (y de toda la discografía de Llan de Cubel) sea una serie de coplas tituladas "Cantar del ayerán que perdió la guerra": la historia de un vencido en la Guerra Civil española que se echó al monte.

Cuentan los propios miembros de Llan de Cubel que tiempo antes de grabar su disco descubrieron, en los caseríos (mayaos) de Felechosa y Casomera, en las montañas astures, historias de los partisanos que resistieron la represión franquista echándose al monte. Escucharon canciones sobre ese tema en Felechosa y Robayer, y basadas en ellas compusieron una letra propia, que acompañaron con una melodía tradicional que encontraron en el concejo de Casu.

Ellos mismos describen la canción: "Trata del postreru d'estos fugaos y quier ser un retayín de la hestoria repitida d'aquellos homes que, vencíos y ensin salida, burllaron la muerte mentres pudieron, viviendo entre l'idealismu y el bandidaxe, entre l'instintu de supervivencia y la desesperación. Viviendo —ellos más que naide— na llende" [Trata del último de estos fugados, y quiere ser un pequeño retazo de la historia repetida de aquellos hombres que, vencidos y sin salida, burlaron la muerte mientras pudieron, viviendo entre el idealismo y el bandidaje, entre el instinto de supervivencia y la desesperación. Viviendo —ellos más que nadie— en la linde].

He aquí la letra, en lengua original —una variedad del asturianu— y traducida al castellano.

En Braña l'eire y la torba
y la tona en Rexoniles;
en Pedrafita los lloos
y en Collanzo los civiles.

Paso la vía nel monte
ente penas y gorbizos;
soi emu de las llamargas
y del llaz de los caminos.

Vivo cola muerte al llumbu
y el fusil a xocostrina;
proe del home que pierde
la guerra y salva la vía.

En Braña...

Penas onde manda l'éliga,
montes y solas maeas,
puertos que naide camina;
aende ta la mio xacea.

Nuna vuelta de la sienda
ta esperándome una bala;
la goyá de los fusiles
sígueme pente las fayas.

En Braña...

Esconsona la mimosa,
sal-ye flor a la xiniesta;
pal home que s'echa al monte
nunca acabará la guerra.

Al baxar el Puirtu Braña
tán escritas estas lletras:
"Asturias, llevanta'l puñu
pa baltar al que t'afuega".

[En Braña el viento y la tormenta de nieve
y el trueno en Rexoniles;
en Pedrafita los lobos
y en Collanzo los [guardias] civiles.

Paso la vida en el monte
entre peñas y brezos;
soy dueño de las brañas
y del hielo de los caminos.

Vivo con la muerte al lomo
y el fusil al hombro;
pobre del hombre que pierde
la guerra y salva la vida.

En Braña...

Peñas donde manda el águila,
montes y roquedales solitarios,
puertos [de montaña] que nadie camina;
allí es donde está mi morada.

En una vuelta de la senda
está esperándome una bala;
la mirada de los fusiles
me sigue entre las hayas.

En Braña...

La mimosa despierta,
la retama florece;
para el hombre que se echa al monte
nunca acabará la guerra.

Al bajar el Puerto Braña
están escritas estas letras:
"Asturias, levanta el puño
para golpear al que te ahoga"].

Imagen: Foto de portada de "Na llende", de Llan de Cubel.