26.7.18

Cosas que no importan demasiado

Cosas que no importan demasiado

Por Sara Plaza

Lo que sigue es un poema de Samuel Solleiro (Tui, 1982) en edición bilingüe gallego (versión original) y castellano (traducción del propio poeta), recogido en el libro 13 Antoloxía de la poesía galega próxima (Chan da Pólvora, 2017), de María Xesús Nogueira.

***

CANTO 2

Pero hablo del fin del mundo y pienso que tal vez el fin
del mundo
no sea la explosión que todos esperamos y el silencio
de después,
sino un proceso, una decadencia suficientemente larga
para que a nadie le preocupe demasiado (un poco sí,
pero no demasiado); algo parecido, quizá
a esta autopista a las cinco y media de la tarde
de la hora de invierno que empezó ayer
por la que unos automóviles circulan con las luces apagadas
(son pensamientos crepusculares de un viaje de vuelta
que está vez hago en autobús:
un autobús en el que muchos portugueses conversan
a pleno pulmón,
creo que sobre Grecia, nada menos –más tarde hablarán
de oraciones católicas–,
pero no me importa demasiado, estas cosas no me
importan demasiado.
Gracia sí, digo el ruído. Y Grecias tampoco tanto).
Acaso un periodo de vacilación, de abolición de la ley
y de la realidad,
de suspensión de los calendarios y decreto más o menos
oficial del apocalipsis
pero en el que la vida, como realidad biológica y,
hasta cierto punto, también social,
palpitará todavía como en una novela de ciencia ficción,
una por ejemplo que intenté escribir una vez
sobre un matrimonio en el que el hombre era parapléjico
y expresidiario
y la mujer una infeliz sentimental, que se veían de la noche
para la mañana en tal circunstancia,
y no salían demasiado de casa y se entregaban a prácticas
sexuales sórdidas mientras el sol menguaba y palidecía
y esperaban que pasase algo que no pasaba jamás.
Autopista de Ourense, autopista de Ourense,
dime si cuando, incluso así, dificultosamente, todo se acabe,
es decir, la vida humana pero no la vida
o la vida pero no necesariamente la tierra: piedras, lava,
estalactitas y estalagmitas,
habrá en el mundo algún tipo de memoria posible
de nuestras cosas, por ejemplo el amor
o el sufrimiento. Todo parece apuntar que no,
contra lo que creo que quería interpretar Artaud en unas rocas,
pero era una trampa porque el propio Artaud estaba ahí
y las interpretaba,
y contra lo que viene a decir la película que por fin pude ver
el otro día,
El árbol de la vida, de Terrence Malick, que odié con toda
mi alma, y en la que
todo está ahí de alguna manera para llegar aquí y somos,
como si dijéremos,
más de lo que somos. Yo no creo que seamos más de lo que
somos ni que estas cosas importen tanto:
ya decía yo en el canto precedente (v. supra) que importar
no es una noción permanente
una vez desaparecidos todos de este lugar o desaparecido
el lugar.
Y pasará Terrence Malick como pasó Artaud, un poco
antes (espero)
de que pasemos tú y yo y l autopista de Ourense y Ourense.
Seis de la tarde: ahora todos los automóviles circulan con
las luces encendidas.
Algunas cosas no tienen significado. Amigos,
repetid conmigo: algunas cosas no tienen significado.

[Víspera & ocasión, inédito e inacabado (2011)]

***

CANTO 2

Pero falo da fin do mundo e penso que talvez a fin do mundo
non sexa o estoupido que todos esperamos e o silencio
de despois,
senón un proceso, unha decadencia suficientemente longa
para que a ninguén lle preocupe demasiado (un pouco si,
pero non demasiado); algo parecido, se acaso,
a esta autoestrada ás cinco e media da tarde da hora
do inverno que empezou onte
pola que uns automóbiles circulan coas luces acesas
e outros coas luces apagadas
(son pensamentos crepusculares dunha viaxe de volta que
desta vez fago en autobús:
un autobús no que moitos portugueses conversan
a pleno pulmón,
creo que sobre Grecia, nada menos –máis tarde falarán
de oracións católicas–,
pero non me importa demasiado, estas cousas non me
importan demasiado.
Grecia si, digo o ruído. E Grecia tampouco tanto).
Acaso un período de vacilación, de abolición da lei
e da realidade,
de suspensión dos calendarios e decreto máis ou menos
oficial de apocalipse
pero no que a vida, como realidade biolóxica e,
até certo punto, tamén social,
latexará aínda como nunha novela de ciencia ficción,
unha por exemplo que tratei de escribir unha vez
sobre un matrimonio no que o home era parapléxico
e expresidiario
e a muller unha infeliz sentimental, que se vían
da noite para a mañá en tal circunstancia,
e non saían demasiado da casa e se entregaban a prácticas
sexuais sórdidas mentres o sol minguaba a palidecía
e esperaban que pasase algo que non pasaba xamais.
Autoestrada de Ourense, autoestrada de Ourense,
dime se cando, mesmo así, dificultosamente, todo remate,
isto é, a vida humana pero non a vida
ou a vida pero non necesariamente a terra: pedras, lava
estalactitas e estalagmitas,
haberá no mundo algún tipo de memoria posible
das nosas cousas, por exemplo o amor
ou o sufrimento. Todo parece apuntar a que non,
contra o que creo que quería interpretar Artaud nunhas rochas
pero era trampa porque o propio Artaud estaba aí
e as interpretaba,
e contra o que vén de dicir o filme que por fin puiden ver
o outro día,
A árbore da vida de Terrence Malick, que odiei con toda
a alma, e no que
todo está aí dalgunha maneira para chegar aquí e somos,
como se dixésemos,
máis do que somos. Eu non creo que sexamos máis
do que somos nin que estas cousas importen tanto:
xa dicía eu no canto precedente (v. supra) que importar
non é unha noción permanente
unha vez desaparecidos todos deste lugar ou desaparecido
o lugar.
E pasará Terrence Malick como pasou Artaud, un pouco
antes (espero)
de que pasemos ti e eu e a autoestrada de Ourense e Ourense.
Seis da tarde: agora todos os automóbiles circulan
coas luces acesas.
Algunhas cousas non teñen significado. Amigos,
Repetide comigo: algunhas cousas non teñen significado.

[Véspera Ɛt ocasión, inédito e inacabado (2011)]

Fotografía de Sara Plaza.