2.8.16

En el medio están las puertas

En el medio están las puertas

Por Sara Plaza

Reproducimos a continuación la traducción al castellano de la entrevista al narrador y poeta Xosé Luís Santos Cabanas, autor de Novas do exterior, 63.000 quilómetros de viaxes á cadea (Axóuxere Editora, 2016). Un libro comunal, a decir del autor, que reúne las crónicas de cuatro años de viajes a distintas cárceles españolas para visitar a su hijo, Antom Santos, preso político independentista. La entrevista original en gallego apareció el pasado día 29 de julio en el diario online Praza.gal, con el título "O réxime FIES é un atentado contra os dereitos fundamentais".

* * *


En el año 2013, la Audiencia Nacional consideró probado que Antom Santos pertenecía a una organización terrorista llamada "Resistencia Galega". El investigador y profesor de la USC fue condenado a 10 años tras una sentencia fruto de un juicio en el que no se permitió hablar a los peritos de la defensa. Inició, así, un recorrido por diferentes cárceles españolas. Sometido al régimen FIES, sus derechos fueron fuertemente restringidos, lo cual, unido a la política de dispersión de presos, se convirtió en un castigo no sólo para él, sino para toda su familia y amistades. Su padre, Xosé Luís Santos Cabanas, cuenta en Novas do exterior, 63.000 quilómetros de viaxes á cadea, la experiencia de la peregrinación por distintas cárceles a la que esta situación les llevó a él y a su compañera Vitoria, madre de Antom.

Algunos de los artículos del libro habían sido publicados antes, pero supongo que no empezó a escribirlos pensando en su publicación...

Después de la detención de mi hijo Antom y de su compañera María empezó a llamarnos mucha gente amiga. No podíamos ni atender el teléfono. Comencé a escribir correos para ir informando de cómo iba evolucionando la situación a un grupo de amigos. Para mí era, además, un desahogo. La manera como están escritos tiene ahí su explicación: son textos pensados para personas amigas, para interlocutores cómplices.

Una de las primeras cosas en que nos hace reparar el libro es la realidad a la que apunta Helena Domínguez en su tesis doctoral: cómo los medios se convierten en propagandistas del Ministerio del Interior y cómo, desde esa lógica, manipulan, hasta llegar a acusar a Antom de ser fundador de una organización cuando tenía... 8 años.

Una amiga vivía en el mismo edificio que Antom y María. Había salido a cenar y, cuando volvió, vio que la policía tenía tomada la calle. Acababan de detener a mi hijo y a María, con un despliegue policial totalmente desproporcionado para llevarse a dos personas pacíficas. Pero además de los policías, nuestra amiga vio un montón de gente, que pensó que eran policías de paisano. Pero no, eran periodistas. Porque parece que cuando realizan una operación así, llaman a los periodistas, como si fueran también funcionarios del Ministerio del Interior. Marga Tojo, escribió un reportaje muy bueno sobre esto.

Comentaba Helena Domínguez en la presentación del libro en Teo que los medios se preocupaban mucho de la gente para acusarla con nombres y apellidos sin respetar la presunción de inocencia, pero no desde que entraban en la cárcel. Estas crónicas nos hablan de ese mundo del que casi no sabemos nada.

Eso lo explica muy bien Xabier Cordal en la introducción del libro. La cárcel, dice, "parece parte de otro continente. La elección habitual es negarse a saber de él". Tenemos la cárcel al lado, pero preferimos mirar para otro lado. Helena Domínguez comentaba, sí, que a los medios no les interesa lo que pasa dentro de la cárcel. Y sería un buen ejercicio periodístico contarlo, con rigor, y en horario de máxima audiencia. Porque el régimen penitenciario español, que es uno de los más duros de Occidente, es banalizado por los medios. Se crean imágenes falsas, como la de que la cárcel es una suerte de hotel a pensión completa.

La realidad es desconocida. Y sobre todo la cárcel dentro de la cárcel que es el régimen FIES (Ficheros de Internos de Especial Seguimiento). En el libro recogemos un texto de la artista Núria Güel traducido al gallego, que es el dossier de prensa que acompañó una intervención que hizo para denunciar el régimen FIES, cuyo objetivo, según explica, es anular al recluso a través de la represión. La cárcel es un agujero de la democracia, y el FIES es un agujero todavía más oscuro, que vulnera derechos fundamentales: controlan las conversaciones, fotocopian la correspondencia...

El libro viene siendo, precisamente, el relato de cómo el régimen FIES afecta a la familia y amigos de la persona reclusa. Régimen que fue declarado nulo por el Tribunal Supremo.

Yo no soy jurista pero sí, el FIES está vigente después de una trampa legal. El régimen FIES, que según el Gobierno es sólo un fichero, es en la práctica una regulación paralela de la vida de los presos, que fue realizada a través de instrumentos de regulación del funcionamiento interno de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias. El Tribunal Supremo anuló la instrucción en la que se instauraba sin entrar a valorar el significado de la vulneración de derechos fundamentales que supone: el aislamiento del recluso, la intervención sistemática de sus comunicaciones... Se limitó a decir que no era algo que correspondiera a Instituciones Penitenciarias, y lo declaró ilegal. Al mismo tiempo, el Ministerio del Justicia, siendo ministro Francisco Caamaño, legisló para legalizar el mismo régimen. Así, el régimen FIES, que es un atentado contra los derechos fundamentales, está vigente en el régimen penitenciario español.

Habla mucho de burocracia y de su utilización como forma de control y castigo. Su relato remite en esto a Foucault, Weber... e incluso Kafka. La arbitrariedad en la aplicación de las normas, la indefensión... Aunque ustedes notaron diferencias en eso entre Aranjuez y Dueñas, siendo en la segunda el trato más humano.

La burocracia hace muy difícil, por ejemplo, pasar libros a los reclusos. Esto no funciona igual en todas las cárceles, pero lo que sí funciona es una ambigüedad reglamentaria que se convierte en otra forma de tortura. No sabes bien lo que está permitido y lo que no. No te explican, te dicen cosas contradictorias y te hacen dar mil vueltas. En la cárcel de Aranjuez sólo permiten entregar paquetes dos días al mes, y sólo puede hacerlo una persona autorizada. Eso puedo obligarte a tener que localizar a una persona que vive muy lejos de ti para que entregue ese paquete el día señalado... También está muy restringido lo que se puede llevar. Está prohibido llevarles comida, por ejemplo.

Mi hijo quería acabar un trabajo de investigación que ya tiene hecho. Sólo quería pulirlo. Yo ya le dije que sin el acceso a la biblioteca que tienen los demás investigadores, iba a tenerlo difícil. Una amiga bibliotecaria se ofreció a ayudar a hacerle llegar los libros que necesitara, porque las bibliotecas de los centros penitenciarios son parte de la red pública de bibliotecas. Cuando se lo dije a mi hijo se rió. Podía estar presentando instancias, me explicó, hasta que finalice la condena. Podía conseguir que al final un juzgado me diese la razón, pero los libros no me iban a llegar. Le envié su trabajo de investigación, y no se lo quisieron dar porque no tenía depósito legal. Y claro, depósito legal lo tendrá cuando esté terminado, ahora no.

Comentaba el jurista Carlos Castresana, en un congreso hace unos días en Santiago, que la Audiencia Nacional había substituido al TOP franquista, y que algunas de las personas que habían formado parte del TOP habían seguido prestando servicios en la Audiencia. El juicio de su hijo fue, además, utilizado políticamente.

Si a mi hijo y a sus compañeros se les imputaran los mismos cargos en un juzgado ordinario, la pena no sería la misma que en la Audiencia Nacional, que los acusó de pertenecer a una organización terrorista, "Resistencia Galega", que yo pienso que no existe. Pero hay que manipular la opinión pública, como se hizo hablándole de Venezuela antes de las últimas elecciones. El Estado tiene que crear enemigos, y en este caso los creó con un grupo de jóvenes perfectamente integrados socialmente, que no tienen los problemas añadidos de las familias víctimas de la desigualdad social, porque entonces sería todavía peor, como pasa con la mayor parte de las personas que están en la cárcel, que lo que necesitan es asistencia social, y no represión. Porque hay muchas personas que cumplen penas desproporcionadas por delitos menores, mientras que los ladrones de guante blanco están fuera.

Pero esto no es sorprendente, en realidad. La base es la corrupción política. El mismo día que mi hijo estaba siendo juzgado, un alto cargo del Ministerio del Interior sale en los medios diciendo que en Galicia hay una organización terrorista activa. Ahora sabemos, por lo que ha salido en los medios sobre las grabaciones, que el Ministerio del Interior tramaba persecuciones contra la disidencia política en Cataluña. Es la creación de enemigos para beneficiar a su partido y lo que ellos consideran que es el Estado.

En el juicio, además, instruye la misma policía que hace después de perito en el juicio, que es una cosa que en un Estado de Derecho no tiene sentido: normalmente instruye un juez y juzga otro. Pues los peritos de la policía pudieron hablar lo que quisieron en el juicio, pero los peritos de la defensa, que eran Carlos Taibo y Bernardo Maiz, profesionales de las ciencias sociales de reconocido prestigio, no pudieron hablar porque los expulsaron de la sala. Se vulneró, así, el derecho a la defensa.

Da la impresión, al leer el libro, de que hay contención por su parte. Habla de algunas situaciones de malos tratos que vivió su hijo, pero no es un relato muy dramático. No es que haya tampoco distancia, porque no puede tenerla, pero dentro de lo que podría ser su reflexión sobre cómo esto afecta a su familia, hay mucha serenidad.

Es que eso es lo que intento. Contarlo con la mayor serenidad posible, para que la gente acceda a una información no distorsionada. Yo les cuento a los amigos lo que está pasando y, después, las lágrimas quedan para el espacio privado. Estoy muy agradecido a todos los amigos que nos están apoyando, a la gente que no nos conocía y se acercó a nosotros... Nos mimaron mucho y eso fue una gran ayuda. Los amigos que leían mis crónicas fueron los que me decían que tenía que publicarlas, para romper el cerco informativo de los medios.

Habla mucho de "crueldad inútil".

La crueldad inútil es el título de un libro de Xerardo Díaz Fernández, de los documentos para la Historia de Galicia publicados por Edicións do Castro, que habla de la crueldad de la cárcel en 1936. Las Redes Escarlata le concedieron el premio Vidal Bolaño al blog De volta para Loureda, de apoyo a Carlos Calvo. Belén Quintáns contaba en este blog que, cuando su hermano estaba en la cárcel, iban juntos de viaje varios gallegos, y llevaban la pota con la comida. Ahora eso no es posible porque no está permitido llevar comida para los presos. Méndez Ferrín también hablaba de eso. Porque privarlos de eso es una manera de privarlos de una forma de relación con sus raíces, con el cordón umbilical. ¿Por qué no podemos hacer el plato preferido de Antom y llevárselo o compartirlo allí con él?

O tenerlo más cerca. La política de dispersión de los presos, al aislarlos de su entorno social, no parece favorecer la rehabilitación e reinserción de las que habla la Constitución.

Además de eso, es un castigo para el entorno del preso. Tener que conducir 600 kilómetros para ver a tu hijo no sólo es caro y complica las obligaciones laborales. Nosotros acreditábamos que teníamos que trabajar los dos, la madre de Antom y yo, que éramos funcionarios. Entonces aceptaron que podíamos hacer las visitar en fin de semana, pero una vez cada tres meses en vez de una vez cada mes. Otro ejemplo de crueldad inútil. O ir entre semana y estar casi dos noches sin dormir –y no tenemos 20 años para hacer eso–, o ver a nuestro hijo cada tres meses.

La madre de Antom es Vitoria, y dijo usted en la presentación del libro que ella estaba muy presente en las crónicas. Ella es sus otros dos ojos, cuando van a ver a su hijo.

Hay cuatro ojos en las crónicas, sí. Ella es coautora anónima, y le dio la primera lectura a las crónicas. Hay muchas cosas en las que yo no había reparado, que vio ella. El libro no existiría sin Vitoria y sin el resto de los lectores, que me decían que esperaban la siguiente crónica... Estoy muy agradecido a todos los lectores, a Alba Rico y a todos los autores de la introducción y los epílogos del libro, y a la editorial Axóuxere.

Dice usted en el libro que el contexto es el de un Estado autoritario que persigue la disidencia política mientras tapa la corrupción. Cordal habla en la introducción de Estado totalitario.

Es un Estado que mantiene tribunales de excepción, y un régimen penitenciario que muestra continuidades con el régimen fascista. A mí tampoco me gusta que se frivolice sobre el significado de lo que fue la represión franquista, pero se puede hablar de Estado autoritario si, por ejemplo, se compara la cárcel española con la francesa. Allí pueden tener un ordenador, cocinar... Aquí tenemos el FIES.

Dice Cordal que el Estado criminaliza el independentismo y el anarquismo –o parte de ellos, podríamos decir–, sin aplicar criterios similares a las bandas de la reacción. El contexto aquí también es la Ley Mordaza, la reforma del Código Penal y, en general, la represión de los movimientos sociales. El miedo al terrorismo es útil para reforzar la represión.

La gente no sólo va olvidando lo que pasa en la cárcel. También la actuación europea con los refugiados, el paro, la emigración... La cárcel puede ser lo último de todo eso: el endurecimiento del Código Penal, el reglamento penitenciario... Convivimos con todo eso como si fuera normal. No está entre las preocupaciones políticas prioritarias, tampoco en las de los partidos de abajo y a la izquierda. No se quiere tocar este asunto, lo cual lleva a que sea aceptado en el día a día. Como si fuera una plaga de la que no podemos librarnos.

Todo forma parte de una estrategia de creación del enemigo interior, como hablábamos antes. Con la Ley Mordaza no sabes muy bien por qué pueden multarte o encerrarte. Y crear un coco es muy útil para atemorizar a la población y que acepte leyes represivas.

Para esta entrada se ha tomado prestado el título de la introducción de Novas..., escrita por el poeta Xabier Cordal.

Sobre o libro Novas do exterior. 63.000 quilómetros de viaxes á cadea:
Reseña de la editorial [Acceder].
Booktrailer [Acceder].
Fragmentos de libre acceso [Acceder].

Algunos enlaces complementarios:
Sentencia de la Audiencia Nacional [Acceder].
Entrevista de Xesús Manuel Piñeiro a Helena Domínguez: "La prensa dominante no trató a Resistencia Galega desde el periodismo sino que hizo de aparato informativo a favor del Estado" [Acceder].
Artículo de Santiago Alba Rico: "Terrorismo gallego" [Acceder].
Artículo de Santiago Alba Rico: "'Terrorismo gallego' y educación juvenil" [Acceder].
Entrevista de Xesús Manuel Piñeiro a Xosé Luís Santos Cabanas: "Intentamos mantenernos enteros y dignos en una situación muy dura" [Acceder].

Fotografía de Edgardo Civallero.

Etiquetas: