31.5.16

"El cine es un arte de sumisión"

El cine es un arte de sumisión

Por Sara Plaza

La película Mimosas, una coproducción entre Zeitun Films (España), La Prod (Marruecos) y Rouge International (Francia), dirigida por el cineasta gallego Oliver Laxe, acaba de ser galardonada con el Premio de la Semana de la Crítica en el Festival de Cannes. Estos días están apareciendo numerosos artículos que recogen la noticia.

En los siguientes párrafos vamos a retroceder unos meses en el tiempo, hasta octubre del año pasado, cuando la película estaba en la fase final de la etapa de producción. Lo que sigue es la trascripción traducida de una entrevista a su director en el programa cultural de la televisión gallega ZigZag Diario, presentado por la periodista Pilar García Rego, emitido el 8 de octubre de 2015.

Oliver Laxe, bienvenido.

Gracias.

La película ya anda en la fase de montaje... pero tú sabes que cuando uno con su primer largometraje [Todos vós sodes capitáns] viene de Cannes con un premio tan importante [FIPRESCI], su segundo despierta muchas expectativas.

Ya.

Y eso, aguijonea o mete un poco de miedo.

Mete miedo porque las expectativas en la vida siempre son malas, ¿no? Porque cuando uno tiene expectativas nunca tiene sorpresas y nunca hay éxito. Éxito es cuando no hay expectativas, no te esperas nada y sucede algo, que fue lo que nos pasó con Capitáns.... Así que espero que no haya muchas expectativas.

Pues las hay, te diré que estamos todos expectantes por ver la película. Decía que está en fase de montaje.

Estamos terminando la producción.

Cuéntame, ¿cómo fue?

El rodaje fue duro, supongo, como todo proceso creativo verdadero, pero estoy muy contento. La verdad es que estoy muy satisfecho y orgulloso del equipo, de lo que hicimos.

No vamos a ver nada parecido a Capitáns..., es otro tipo de película, aunque tu mirada está ahí, supongo.

Si, con Capitáns..., como recibimos el premio en Cannes, yo creía que tenía algo interesante que decir, mi vanidad ahí, me cuido ¿no? Entonces me lancé a escribir un relato con cosas que tenía ganas de contar. Afortunadamente, la realidad hizo que el resultado superase lo que yo quería.

De hecho, uno de los niños que salía en Capitáns..., había un momento de la película en el que decía, "Oliver no sabe lo que hace. Esto no puede ser una película, porque las películas cuentan una historia."

(Risas)

(Risas) Claro, la cuestión está en cómo se cuenta esta historia. Esta película, Mimosas, tiene ya, como decías tú, un argumento previo, entonces eso lo cambia todo ¿no?, la manera de trabajar también.

Sí, lo que pasa es que afortunadamente en el cine, que es un arte de sumisión, la realidad siempre supera con obstáculos lo que tú quieres hacer, niega lo que tú quieres hacer. Y me parece que eso es interesante: cómo la providencia, cómo la naturaleza, cómo la vida hace la película en tu lugar. Tú lo único que haces es empujar a los actores y el rodaje en el río, y después es la corriente, el flujo, quien hace las cosas. Nosotros únicamente somos puentes transmisores, testigos.

En el río, o en la montaña... estamos viendo (se muestran imágenes de la película)

O en la montaña.

Nos vuelves a llevar otra vez a Marruecos. ¿Por qué Marruecos? ¿Qué tiene Marruecos que te atrapó de esa manera? Y ahí sigues, entre Marruecos y Los Ancares andas.

Sí, que hay una continuidad, hay un gesto que se comparte entre Marruecos y Ancares. Hay una órbita, están ahí orbitando esas dos latitudes. Si, es una invitación al viaje. Es una invitación al viaje a través de muchas montañas, de ríos, de desiertos. La verdad es que Marruecos, insisto, es una continuidad del mundo de mi familia, de Los Ancares. No es ningún tipo de nostalgia de un mundo anterior, sino una simple continuidad.

Los personajes, digamos, que nos guían en Mimosas, son precisamente los guías. Mimosas viene, creo, del lugar donde se reúnen los guías. Cuéntame un poco, ¿qué historia nos cuenta Mimosas?

Es la historia de unos caravaneros que tienen que tienen que trasladar a una especie de monje a su aldea, porque se está muriendo, él quiere morir junto a su familia. Lo que pasa es que va a morir en las montañas. Los guías creen que ya terminó su trabajo, esta persona murió y entonces se marchan, vuelven a la ciudad. En ese momento la familia, que quiere enterrar a su padre en su aldea, pregunta a alguien de la caravana que quién conoce el camino. Hay un caravanero que dice conocer el camino, en realidad no lo conoce (risas).

(Risas)

Y a partir de ahí comienza la aventura: alguien que se da a su intuición, alguien que sin conocer el camino, conoce el camino. Un poco como yo haciendo la peli, no conocía el camino, pero al final, bueno...

Al final lo encontraste.

... llegamos a buen puerto.

Hay algunos actores que también estaban en Capitáns...

Sí.

¿Shakib? ¿Es el mismo?

Sí, está Shakib, ese Chaplin que tanto queremos. De hecho es un ángel, un ángel en la película. Es alguien que es enviado desde el mundo de los ángeles a la tierra para ayudar a este caravanero. Lo que pasa es que, claro, es un ángel muy torpe.

Estamos deseando verla [...] Oliver, un placer que vinieras. Gracias.

Gracias.

Etiquetas: