12.4.16

Desinformación y propaganda gubernamental

Desinformación y propaganda gubernamental

Entrevista de X.M. Piñeiro a Helena Domínguez.
Traducido por Sara Plaza

La siguiente entrada recoge una entrevista realizada por el periodista X.M. Piñeiro a la investigadora Helena Domínguez, que el pasado 10 de abril publicaba el diario Sermos Galiza con el título "A prensa dominante non tratou Resistencia Galega desde o xornalismo senón que fixo de aparato informativo a prol do Estado". El texto ha sido traducido del gallego al castellano por Sara Plaza y revisado por Edgardo Civallero, con permiso expreso del autor. Puede leerse la entrevista original aquí.

El próximo 16 de abril, la investigadora Helena Domínguez ofrecerá un resumen de su investigación ("A construción mediática do conflito político en Galiza: o tratamento de Resistencia Galega na prensa" en el centro social Escarnio e Maldizer de [Santiago de] Compostela, invitada por [la organización] Ceivar con motivo de la celebración del Día Internacional de apoyo a los presos políticos. La tesis doctoral de esta investigadora arosana fue defendida hace unas semanas, recibiendo la calificación de cum laude.

Aprovechamos la ocasión para conversar con ella sobre información, propaganda, "terrorismo", criminalización del independentismo y el papel de los medios de comunicación.

¿De dónde viene tu interés por este tema?

Lo mío fue una evolución. Como investigadora, siempre me interesaron los movimientos sociales y la comunicación alternativa, así que cuando empecé los estudios de doctorado en Barcelona me fijé en el movimiento okupa. Vivía en un barrio donde había mucha actividad de este tipo, con casas okupa y centros sociales muy activos, así que quise hacer mi tesina sobre las prácticas comunicativas de ese movimiento.

Cuando volví a Galicia, a la hora de hacer la tesis quería seguir con los movimientos alternativos. Pero aquí el panorama "okupa" no tenía tanta implantación y me incliné por la comunicación del movimiento independentista. Los dos movimientos tienen cosas en común, como por ejemplo la creación de centros sociales, que son lugares de debate y reflexión, que sirven para sumar nuevos activistas y cohesionar los movimientos sociales. Aquí fueron instrumentos impulsados por el independentismo.

Y de ahí...

En un congreso en 2013 en el que participé hice una primera aproximación a medios del independentismo, como Galizalivre.org, Diario Liberdade y Novas da Galiza. Me entrevisté con activistas y una queja compartida por todos era la manera cómo los medios convencionales representaban el independentismo. Pero a la hora de buscar bibliografía sobre el tema no encontré nada. En aquella época declararon a Resistencia Galega como organización terrorista, así que decidí ponerme a investigar todo esto.

En tu tesis sostienes que la prensa convencional actuó como una prolongación del Estado en el tratamiento de RG. Como si se limitase a cumplir el papel de "instrumento propagandístico".

Así fue. Eso no significa que la prensa convencional asuma y defienda siempre todos los intereses del Estado en todos los ámbitos, pero en lo que respecta al "terrorismo" es así. Hay una línea marcada para definir y cubrir lo que es considerado "terrorismo", la línea oficial, y de ahí no se aparta nadie. La prensa convencional no aborda el tema desde criterios periodísticos, sino que actúa como aparato propagandístico de la estrategia antiterrorista del gobierno.

¿A qué te refieres cuando hablas de una "línea de la que no se aparta nadie"?

Las notas de prensa del Ministerio del Interior, de la Delegación de Gobierno, las filtraciones de la policía... no se cuestionan. Toda esa información ni siquiera se contrasta, se da por objetiva sin más, se ofrece como la única versión de los hechos. La prensa está, por decirlo de alguna manera, "relajada" en cuanto a comprobar cosas básicas. En estos casos reproduce acríticamente lo que dicen esas instancias. Y la información que facilitan no siempre es veraz, ya que forma parte de una especie de "guerra psicológica". Además, hay que tener en cuenta otras estrategias discursivas como la "extensión del terrorismo", que es cuando con la excusa de luchar contra el "terrorismo" se extiende la "criminalización" a otros colectivos y asociaciones que se apartan del discurso oficial.

Entonces lo que también se denuncia en esta tesis es una determinada forma de hacer periodismo, que deja al margen cualquier deontología al tratar este tipo de temas.

El tratamiento de RG desde la perspectiva del terrorismo condicionó de forma distorsionante la práctica periodística y dio lugar a mecanismos de desinformación. Revisé las informaciones publicadas por ABC o La Voz de Galicia desde 2005 hasta 2014 y comprobé que los errores fueron frecuentes, desde no respetar la presunción de inocencia hasta informaciones totalmente incorrectas y carentes de rigor. Además, por lo general, las acciones de violencia política no se contextualizaron, no se ofreció una interpretación, una explicación que intentase vislumbrar el porqué del fenómeno. De esta forma, la violencia siempre parece "irracional". Al mismo tiempo, con la excusa de atacar a Resistencia Galega, algunos columnistas desacreditaron otras formas y experiencias de pensar y de querer construir este país, haciendo una asociación perversa entre el terrorismo y el nacionalismo gallego democrático y, en algunos casos, incluso la lengua.

De hecho, en una de las conclusiones del trabajo afirmas que "[e]l imaginario del terrorismo fue utilizado para criminalizar y desacreditar mediáticamente las expresiones del nacionalismo gallego". ¿Qué quieres decir?

Puedo ponerte un ejemplo. En 2013, el Partido Popular presentó toda una serie de mociones instando a condenar a Resistencia Galega en el Parlamento de Galicia, en las Cortes españolas y después en los concellos gallegos. De este modo, forzó a que todos los partidos se posicionaran frente a un texto redactado en los términos que le interesaban al PP. Cuando las otras fuerzas se negaban a apoyar la moción, los políticos populares, y también la prensa, presentaban a estos partidos como sospechosos de apoyar el terrorismo. Esto les ocurrió especialmente a los partidos nacionalistas como el BNG y AGE, que fueron insistentemente cuestionados y desacreditados por no seguir la línea oficial.

¿Se importó a Galicia, por tanto, la estrategia que durante cuatro décadas se aplicó en Euskal Herria?

El tratamiento del conflicto vasco en la prensa está bastante estudiado y las investigaciones coinciden en varios aspectos, como el dominio de las fuentes oficiales en la construcción de las noticias y la marginación de las voces de los colectivos sociales, la presencia habitual de mecanismos de desinformación y un alineamiento ideológico de los periódicos que afecta a la calidad de la información. Todas estas características también se dieron en Galicia, que es un contexto totalmente diferente.

En las conclusiones de la tesis hablas de la "maraña de intereses interconectados de tipo político y mediático" que influyen a la hora de tratar este tipo de temas por parte de los medios convencionales.

Los periódicos de Galicia, en general, están alineados con el Gobierno de la Xunta, con el que tienen una relación de dependencia. A través de subvenciones, convenios, ayudas... se transfieren cantidades millonarias a los medios y se ejerce un control indirecto, y también directo, sobre ciertos aspectos de lo que se publica. Este tipo de ayudas no son transparentes, lo que hace muy complicado saber el monto total de las mismas.

Bien, a esto hay que añadir otros intereses y otras prácticas de colaboración y entendimiento mutuos. Un ejemplo: varios activistas independentistas que se vieron envueltos en operaciones policiales, me contaron que en el momento de la detención se encontraron con los fotógrafos de prensa y las cámaras de televisión a las puertas de sus domicilios. Antes de que se enteren la familia, amistades... ya están los medios para sacar la foto. Eso lo hacen porque alguien les avisa antes, claro.

Acabaste la tesis antes de que tuviese lugar la "Operación Jaro", con la detención de militantes de Causa Galiza y la suspensión de actividades de la organización por un año. ¿Estamos ante un salto cualitativo?

Yo creo que estamos ante algo que confirma todas las tesis de las que venimos hablando, pero llevadas al extremo. Vemos que se desarrolló una estrategia de "contaminación" del independentismo con el terrorismo y una criminalización de las prácticas políticas que desafían el orden establecido. No es un fenómeno nuevo, son varios los estudios que señalan la instrumentalización que los Estados hacen del "terrorismo", una etiqueta que sirve para la construcción de enemigos ideológicos y como excusa perfecta para reprimir todo tipo de disidencia.

Retomas el concepto de "modelo de propaganda" porque consideras que es útil para entender el papel de los medios convencionales gallegos en esta cuestión. ¿Que caracteriza este modelo?

Me basé en este modelo, definido por Herman y Chomsky en un contexto muy determinado, a finales de los 70 en Estados Unidos, pero que sigue siendo válido para explicar prácticas mediáticas contemporáneas que se están llevando a cabo aquí. Este modelo se asienta en la idea de que existen una serie de filtros que afectan e influyen en los medios de comunicación. Son cuatro, la propiedad de los medios y su orientación comercial, la publicidad como fuente de ingresos, la confianza ciega de los medios en la información suministrada por el Gobierno y el último de los filtros es ideológico. En la época en la que lo planteaban Chomsky y Herman era el "anti-comunismo" como elemento de control, de manera que se tendía a enmarcar los asuntos en una dicotomía entre comunistas y anticomunistas. Este filtro actualizado a nuestra época pasó a ser una polarización entre los "demócratas" y los "violentos". Si antes se demonizaba a los "comunistas", ahora son los "terroristas" o los que apoyan el terrorismo, un concepto muy amplio que incluye toda disidencia. .

Otras noticias relacionadas:

"Os medios desempeñan, no tratamento de Resistencia Galega, un rol propagandístico a favor do goberno", entrevista de Montse Dopico a Helena Domínguez publicada en el diario Praza el 20 de febrero de 2016. [Descargar]

"Unha tese conclúe que La Voz fomenta a desinformación sobre o independentismo galego", artículo publicado en Galicia Confidencial el 1 de abril de 2016. [Desgargar].

Imagen
.

Etiquetas: