2.12.14

Feminismo y abolicionismo casi dos siglos atrás

Feminismo y abolicionismo casi dos siglos atrás

Por Sara Plaza

No hace mucho nos llegó por correo un hermoso regalo en forma de libro: su título, The Lightning Dreamer. Cuba's Greatest Abolitionist; su autora, la escritora y poeta cubano-estadounidense Margarita Engle. La lectura de esta ficción histórica en verso resultó una delicia de principio a fin, y un poco más allá... pues las notas históricas que incluye Engle en las últimas páginas de su libro son otro relato en sí mismo, del que extraigo los siguientes párrafos.

Gertrudis Gómez de Avellaneda (1814-1873):

Nacida en Puerto Príncipe (actual Camagüey), Cuba, Avellaneda fue conocida durante su infancia como Tula, La Peregrina, y La Avellaneda. El que su madre considerara la lectura y la escritura como actividades impropias de una dama, llevó a la joven Tula a escribir en secreto historias de gigantes y vampiros, que después quemaba.

Sab, Carlota, la vieja cuentera y el joven codicioso son personajes de ficción tomados de la propia obra literaria de Avellaneda, Sab, una novela abolicionista pionera. Sus biógrafos creen que estos personajes estarían inspirados en personas reales que Avellaneda habría conocido a los quince años, cuando fue enviada a una hacienda en el campo para "descansar" después de negarse a aceptar un matrimonio arreglado. Al imaginar los encuentros de Avellaneda con sus propios personajes de ficción he tomado prestados muchos aspectos de Sab pero también he inventado otros.

A lo largo de su vida, Avellaneda fue considerada una de las escritoras más sobresalientes del mundo. Conocida sobre todo como poeta y guionista, eligió la prosa lírica para su obra más osada. Escrita en el estilo romántico y melodramático de la época, Sab fue una de las primeras novelas abolicionistas y la primera escrita en castellano. Sab es también la única novela abolicionista Latino Americana conocida que combina puntos de vista a favor de la emancipación con temas feministas. Prohibida en Cuba, Sab fue publicada en España en 1841, once años antes de que apareciese La Cabaña del Tío Tom, de Harriet Beecher Stowe.

Avellaneda empezó a escribir Saba cuando tenía solo veintidós años, en el Hotel de la Paz, en Bordeaux, Francia. La historia de amor interracial que aparece en Sab fue considerada tan escandalosa que numerosas copias de la novela fueron compradas y destruidas por su propia familia. A pesar de sus esfuerzos para eliminar el libro, el hermano de Avellaneda, Manuel, permaneció leal y tuvo el valor de pasar de contrabando algunos ejemplares prohibidos entre España y Cuba.

Sab tuvo una fuerte influencia en toda Europa y las Américas, inspirando compasión hacia los esclavos y las jóvenes obligadas a casarse con extraños. Avellaneda no solo creía que los esclavos debían ser liberados y las mujeres elegir a sus propios maridos; fue además lo suficientemente osada como para retratar el matrimonio interracial y voluntario como algo completamente normal. Sentía que, independientemente de sus antepasados, todos los cubanos pertenecían a una rica mezcla cultural de orígenes español, africano e indígena Ciboney-Taíno. Su convicción de que todos debían estar igualmente orgullosos de cada uno de los componentes étnicos de la sociedad a la que pertenecían fue una idea tan original y valiente que ayudó a que sus lectores se cuestionasen la manera como veían la esclavitud, el matrimonio interracial, y el asunto del matrimonio voluntario. Contando una simple historia de amor, Avellaneda verbalizó su sueño de dignidad, libertad y derechos universales para hombres y mujeres de todas las razas.

Avellaneda pasó la mayor parte de su vida adulta en España, donde su escritura a menudo se centró en los matrimonios de conveniencia para obtener algún tipo de beneficio, una tradición que ella veía como la comercialización de chicas jóvenes. Con ensayos como "Capacidad de las mujeres para el gobierno" reafirmó su papel como una de las primeras y más francas autoras feministas.

Avellaneda cosechó un éxito literario notable, pero su vida personal estuvo marcada por la tragedia. Tras oponerse en dos ocasiones a sendos matrimonios convenidos potencialmente rentables, fue ridiculizada y rechazada por sus decepcionados parientes. Más tarde se enamoró de un hombre que se negó a casarse con ella por ser pobre y de otro que la abandonó cuando dio a luz fuera del matrimonio. Al final se casó dos veces, su primer marido murió de una enfermedad y el segundo fue apuñalado en un duelo con un espectador molesto, que lanzó un gato al escenario durante una de las representaciones de una de sus polémicas obras teatrales.

Ser rechazada por la Real Academia Española fue la mayor decepción de su vida profesional. Al no ser miembro de la misma no podía recibir los beneficios económicos que sí se concedían a los escritores varones. Avellaneda satirizó el hecho de ser rechazada como una política discriminatoria de la "Academia Barbuda" contra cualquier persona incapaz de afeitarse.

En 1859, Avellaneda regresó a Cuba, donde creó una revista literaria femenina. En 1864, en su camino de vuelta a España visitó las Cataratas del Niágara en memoria de José María Heredia, cuya poesía y puntos de vista abolicionistas habían inspirado su propia obra.

A lo largo de su vida, las ideas de Avellaneda resultaron chocantes, pero su clara visión de la igualdad racial y de género fue finalmente aceptada. Los esclavos cubanos fueron emancipados; se eliminó la segregación en el empleo público y en las escuelas públicas, aunque en algunas escuelas católicas privadas se mantuvo durante la primera mitad del siglo XX. El matrimonio interracial se convirtió en algo común a lo largo y ancho del Caribe de habla hispana, que actualmente alberga una de las poblaciones con mayor mestizaje cultural del mundo.

Para saber más sobre Gertrudis Gómez de Avellaneda:

Artículo en EcuRed.
Sección en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.
Video de la UNED.
• Dos cartas de Emilia Pardo Bazán a Tula (Gertrudis Gómez de Avellaneda) fallecida dieciséis años antes, que aparecieron en 1889 en el segundo tomo de la revista España Moderna, con las que se inicia una interesante polémica sobre si las mujeres podían o no ser admitidas en la Academia, y que han sido reeditadas por la Biblioteca Lázaro Galdiano.

Para saber más sobre Margarita Engle:

• Su propio sitio web, en inglés.
Articulo reciente en el diario Identidad Latina.

Imagen. "La divina Tula", por Paz Barreiro.