24.6.14

Paquitzapango. La morada del águila

Paquitzapango. La morada del águila

Por Edgardo Civallero

Cuentan los Asháninka, ese pueblo dueño de mil historias, habitantes de los bosques húmedos de la Amazonia peruana (departamentos de Junín, Pasco, Huánuco y Ucayali) y brasileña (estado de Acre), que en la parte baja del río Ene, en la provincia de Satipo (selva de Junín) hay un gran cañón, cavado lentamente por las aguas a lo largo de los siglos.

Paquitzapango. La morada del águila
Los muros verticales e inaccesibles de ese cañón eran la morada de un águila (paquitza o paquitsa, en lengua asháninka), un ave enorme que solía vigilar atenta el paso de las canoas de la gente que se movía de comunidad en comunidad, ora aguas arriba, ora aguas abajo. Para el animal, aquellos seres que cruzaban remando su territorio y su mirada no eran más que presas en potencia. Presas de gran tamaño, para nada indefensas, pero presas al fin y al cabo.

Paquitzapango. La morada del águila
Poco tardó en encontrar la oportunidad de hacerse con una de ellas, un anciano que viajaba solo. Lo que probó le gustó. Mucho más que el resto de las carnes que en su vida había comido. De modo que se aficionó a atacar a los hombres y mujeres que viajaban solos por el río Ene. Cazaba humanos como si cazara lagartos. O palomas. Dicen los viejos narradores que el águila hacía muros de piedra en medio de la corriente para desviar a los viajeros de sus rutas, o colocaba grandes rocas para hacer encallar las embarcaciones. Cuentan también que estaba casada con una mujer Asháninka, testigo forzada de la barbarie. Los ataques no cesaron, las muertes fueron sumándose, y las comunidades cercanas al cañón, que ya acumulaban luto sobre luto, comenzaron a desesperarse: el ave era tan fuerte como hábil, y era imposible para los cazadores aproximarse a ella sin ser vistos y convertirse, ellos mismos, en los cazados.

Paquitzapango. La morada del águila
En su búsqueda de soluciones, los ancianos y los chamanes sheripiari consultaron, caminando los senderos de la ayahuasca, con los espíritus ancestrales Asháninka, los cuales les sugirieron una ingeniosa treta. Se trataba de armar una figura de arcilla y látex de shiringa (árbol del caucho) con forma humana, vestirla con las ropas cotidianas de los Asháninka y llevarla al arrastre por el cañón junto a otras canoas en donde irían, escondidos, los cazadores.

Paquitzapango. La morada del águila
Cuando el águila divisó aquella figura, solitaria en medio de las embarcaciones, no pudo resistir la tentación y cayó sobre ella en picado, con sus enormes garras por delante. Al clavarlas en el muñeco, se hundieron en la mezcla de barro y goma y allí quedaron, atrapadas. Inmediatamente, la imponente ave fue atacada con lanzas, flechas envenenadas y mazas por los cazadores y guerreros Asháninka que iban en las canoas vecinas. Poco tardaron en acabar con ella.

Paquitzapango. La morada del águila
Se dice que a partir de las plumas que bajaron flotando por las aguas del río se originaron muchos pueblos que hoy viven a lo largo del curso del Ene y de los ríos Tambo y Ucayali. Aún en la actualidad los Asháninka pasan por ese sitio (bautizado como Paquitzapango o Paquitsapanco, "la casa del águila") con cierto temor. Y perciben como una amenaza cualquier cosa que no los deje circular libremente por esas aguas, ya sea una sanguinaria bestia mítica... o un proyecto hidroeléctrico multinacional.

[El Proyecto Central Hidroeléctrica Paquitzpango pretende construir una represa en el río Ene, inundando 40.000 hectáreas de bosques en territorio Asháninka (y el Parque Nacional de Otishi) y desplazando entre 8.000 y 10.000 personas de 10 comunidades. Es una de las 5 represas incluidas en los Acuerdos de Integración Energética entre Brasil y Perú firmados por Alan García y Luis Inázio da Silva. Nadie consultó a los Asháninka. En la actualidad, Paquitzpango continúa en proceso de estudio de factibilidad. Y los Asháninka continúan pensando cómo acabar con la bestia esta vez].

Artículo. "Asháninka", en Base de Datos de Pueblos Indígenas u Originarios.
Artículo. "Asháninka", en Povos Indígenas do Brasil.
Libro. "Asháninka: territorio, historia y cosmovisión", por UNICEF.
Artículo. "Proyecto hidroeléctrico Paquitzapango amenaza a pueblos indígenas de selva central", en Servindi Perú.
Artículo. "El miedo asháninka", en La República.

Imágenes del pueblo Asháninka, de Survival International, con un texto de Jo Eede.