29.4.14

Los manuscritos de la tierra del Dragón de Jade

Los manuscritos de la tierra del Dragón de Jade

Por Edgardo Civallero

Los Naxi (Nakhi, Naqxi, Naqsi, Nasi) son una de las 56 sociedades consideradas "grupos étnicos minoritarios" por la República Popular China. Con 240-310 mil individuos censados, viven en la prefectura de Lijiang y el condado autónomo de Yulong Naxi, al noroeste de la provincia de Yunnan (suroeste de China), así como al suroeste de la de Sichuan, y en las regiones fronterizas de la vecina región autónoma de Tibet y de Birmania.

Junto con los Mosuo, los Pumi, los Yi y los tibetanos, los Naxi serían descendientes del antiguo pueblo Qiang (Ch'iang), que pobló el noroeste de China (provincia de Gansu). Durante las dinastías Sui (581-618 d.C.) y Tang (618-907 d.C.) fueron conocidos como Mosha-yi o Moxie-yi. Pastores nómadas y excelentes jinetes, tras un largo periodo de migraciones hacia el sur se establecieron en el área de Lijiang, en las riberas de ríos como el Nujiang y el Jinsha, en las tierras más fértiles, desplazando a pueblos que se veían forzados a asentarse en las colinas, mucho menos productivas. Con los Bai y a los tibetanos se ocuparon del riesgoso comercio con Lhasa y la India a través de los pasos montañosos del Himalaya, siguiendo la llamada Cha Ma Dao o "Ruta del Té y los Caballos". A partir del siglo XIII sumaron la agricultura al pastoreo y a la cría de caballos. El taoísmo ya era respetado entre ellos desde el siglo X, y el budismo tibetano entró en la región hacia el siglo XIV, aunque los Naxi siguieron practicando sus creencias tradicionales de la mano de sus sacerdotes/chamanes, conocidos como Dongba (DtoMba, Tomba, Tompa; término que significa "hombre sabio"). Esos sacerdotes aún perpetúan un sistema de ritos similares a los de la religión Bön de Tibet, fuertemente animista y basado en la relación del hombre con la naturaleza y sus dioses protectores.

El idioma naxi es una lengua tonal que pertenece a la rama yi (o, según algunos autores, a la lolo-búrmica) de la familia lingüística tibetano-birmana. Ha sido muy influida por las distintas lenguas chinas, por el tibetano y por las lenguas bai (de hecho, los ancianos suelen ser bilingües, dominando alguna de estas dos últimas) y, según algunas fuentes, actualmente se encontraría bajo una seria amenaza de desaparición, pues solo el 5% de los niños habla el idioma como lengua materna (el resto habla chino mandarín).

Los Naxi fueron "descubiertos" para el mundo occidental por el botánico estadounidense Joseph Rock (que publicó en National Geographic) y el viajero y escritor ruso Peter Goullart (autor de "Forgotten Kingdom"). Ambos vivieron en Lijiang a principios del siglo XX, y tuvieron estrecho contacto con la cultura Naxi. Lijiang continúa siendo, a día de hoy, el centro urbano más importante de los Naxi, y una de las ciudades más antiguas de China. Ubicada a la sombra del Yulongxue Shan o "Nevado del Dragón de Jade", es un atractivo para los turistas tanto por su valor histórico como por los impresionantes escenarios paisajísticos que la rodean.

A pesar de las condiciones medioambientales extremadamente difíciles y a la falta de recursos materiales, los primeros Naxi nómadas se las ingeniaron para crear una cultura única, la cual, una vez asentados, continuó transmitiéndose (y enriqueciéndose) sobre todo a través de canales orales, pero también mediante documentos escritos. Pues los Naxi desarrollaron un sistema de escritura pictográfica conocido, en los círculos académicos, como "Dongba", que todavía sobrevive y que los ha vuelto célebres.

Llamado SsDgyu ("registros en madera") o LvDgyu ("registros en piedra") por los propios Naxi, este sistema de escritura ha sido denominado "Donbga" porque fue y es usado exclusivamente por los sacerdotes, los únicos que han sabido codificar y leer su lengua a lo largo de la mayor parte de la historia de su pueblo. Los Dongba eran religiosos "part-time" que confiaban sus leyendas, oraciones, rezos, fórmulas y exorcismos a "cuadernos ayuda-memorias". De hecho, los manuscritos Dongba existentes en la actualidad suelen versar sobre temáticas religiosas, aunque en ellos se incluye (a veces de manera indirecta o tangencial) buena parte de la cultura Naxi, que por ello también ha sido denominada (incorrectamente) "cultura Dongba" (danzas Dongba, arte Dongba, indumentaria Dongba...).

El sistema de escritura pictográfica funcionaba sobre todo como una herramienta mnemónica: los signos eran "disparadores" que permitían repetir textos litúrgicos o rituales más o menos memorizados (o, en el peor de los casos, improvisarlos siguiendo una línea argumental medianamente definida por los "dibujos"). El 90% de los signos eran pictogramas, aunque algunos eran usados por su valor fonético, siguiendo el principio pro rebus de los pasatiempos conocidos como "jeroglíficos". En caso de que el signo no fuera lo suficientemente claro en su representación gráfica, se agregaba una nota anexa en Geba (NgoBaw): un silabario Naxi compuesto por unos 2.000 símbolos; probablemente derivado del silabario Yi e influido por los ideogramas chinos. El Geba se usa muy poco: solo para escribir mantras o, como queda dicho, para glosar los pictogramas Dongba que pudiesen resultar confusos.

Los Dongba solían escribir con cálamos de bambú y tinta de hollín sobre hojas de un grueso y áspero papel elaborado localmente, que eran luego encuadernadas con hilos fuertes y tapas coloridas.

Desde 1867, cuando el misionero francés Auguste Desgodins mandó un manuscrito a Europa, los textos Dongba no han dejado de salir de China; se cree que alrededor de 10.000 se habrían perdido, y otros 5.118 han sido localizados en Europa y América del Norte. Una de las mayores colecciones (3.342 manuscritos) se encuentra en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos. Otros 598 (510 donados por Joseph Rock) se conservan en la Biblioteca Yenching de Harvard, que los ha digitalizado. Otros, por último, se encuentran repartidos entre la British Library de Londres, la Staatsbibliothek en Berlín y la Rylands Library de Manchster.

El Instituto de Investigación Cultural Dongba de Lijiang posee unos 1.000 volúmenes, datados entre el 30 y el 907 d.C. Parte del programa "Memory of the World" de la UNESCO, esos textos recogen toda suerte de aspectos histórico-culturales de la sociedad Naxi: desde los mitos de creación hasta la vida social, pasando por filosofía, economía, asuntos militares, cultura, astronomía y agricultura. Evidentemente, incluyen asimismo toda la vida religiosa Naxi: oraciones y bendiciones, ofrendas de sacrificios para exorcizar espíritus malignos, cantos en funerales (para expiar los pecados del difunto) y rituales de adivinación.

Los documentos chinos señalan que la escritura Dongba ya estaba en uso hacia el siglo VII, durante la temprana dinastía Tang, y que para el siglo X (dinastía Song) era ampliamente utilizada. La Revolución Comunista china de 1949 desalentó su empleo, y durante la Revolución Cultural, muchísimos manuscritos fueron destruidos. En 1957 el gobierno chino creó un sistema de escritura fonográfico basado en el alfabeto latino para el idioma naxi. En la actualidad quedan unos sesenta chamanes (casi todos mayores de 70 años) y un reducido puñado de lingüistas que pueden escribir los pictogramas y leer los manuscritos. Dado que conocer el sistema y tener una buena base de vocabulario como para manejarlo correctamente toma alrededor de quince años, pocos Naxi quieren aprenderlo, teniendo en cuenta, además, que las prácticas religiosas tradicionales han perdido fuerza en los últimos tiempos y que es mucho más sencillo, para las nuevas generaciones, escribir el naxi en alfabeto latino o, en última instancia, utilizar el chino.

Los pictogramas Dongba son de un gran valor para el estudio del origen y el desarrollo de las lenguas escritas. Y es la única escritura de este tipo que sobrevive en el mundo. De ahí los esfuerzos de los lingüistas por recolectar los testimonios y saberes de sus últimos escribas: viejos dibujantes de historias que semejan viñetas, que aún sostienen sus pinceles y sus cálamos de caña a los pies de las Montañas del Dragón de Jade.

Fuentes.
Lu, Yungyao (2005). The recipient construction in Naxi. [Tesis]. Honolulu: University of Hawai'i.
UNESCO (2012). Memory of the World. París: UNESCO/Memory of the World Programme.
Zhou, Youguang (1991). The family of Chinese Character-Type Scripts. Sino-Platonic Papers, 28.

Imagen.