14.8.12

Asir la historia con la punta de los dedos

Asir la historia con la punta de los dedos

Por Sara Plaza

"Vengo pintando desde hace tres o cinco mil años, más o menos."


"Estoy en el mismo punto, pero cada vez más hondo. Siempre golpeando hacia adentro, hacia adentro, buscando. América Latina tiene su propia raíz que es necesario remover y encontrar para decir nuestras cosas, para expresarnos con nuestra propia voz que es de tierra profunda germinando."


"Mi pintura es de dos mundos. De piel para adentro es un grito contra el racismo y la pobreza; de piel para afuera es la síntesis del tiempo que me ha tocado vivir".


"La pesadilla del hambre que se extiende, el miedo a una guerra atómica, el terror y la muerte que siembran las dictaduras militares, la injusticia social que abre una herida cada vez más profunda, la discriminación racial que destroza y mata; están carcomiendo lenta y duramente el espíritu de los hombres en la tierra."


"Mi pintura es para herir, para arañar y golpear en el corazón de la gente Para mostrar lo que el Hombre hace en contra del Hombre."


"Cuando pinto una mano, una boca, unos dientes o unos ojos, éstos no son solamente una forma plástica. Yo quiero expresar en esto más que la plástica misma. Quiero expresar este ojo que está llorando, estos dientes que están mordiendo o estas manos angustiadas, vibrando."


"He pintado como si gritara desesperadamente, y mi grito se ha sumado a todos los gritos que expresan la humillación, la angustia del tiempo que nos ha tocado vivir."


"Pintar es una forma de oración al mismo tiempo que de grito. Es casi una actitud fisiológica y la más alta consecuencia del amor y de la soledad. Por eso, quiero que todo sea nítido, claro, que el mensaje sea sencillo y directo. No quiero dejar nada al azar, que cada figura, cada símbolo, sean esenciales; porque la obra de arte es la búsqueda incesante de ser como los demás y no parecerse a nadie."


"Si no tenemos la fuerza de estrechar nuestras manos con las manos de todos, si no tenemos la ternura de tomar en nuestros brazos los niños del mundo, si no tenemos la voluntad de limpiar la tierra de todos los ejércitos, este pequeño planeta será un cuerpo seco y negro, en el espacio negro."

Estas son algunas reflexiones del pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín (Quito 1919-Baltimore 1999), junto con una pequeña muestra de su obra, la cual comprende las siguientes series: Retrospectiva. Huacayñan (término quechua que significa “El camino del llanto”). La edad de la ira (que incluye Las manos, Cabezas, El rostro del hombre, Los campos de concentración, Mujeres llorando...). Mientras vivo siempre te recuerdo, también conocida como La edad de la ternura (dedicada a su madre y a todas las madres del mundo). Paisajes y flores. Retratos. Murales; además de esculturas y el proyecto La Capilla del Hombre.

Imagen.