23.2.12

Galicia, esa fábrica de sueños

Galicia, esa fábrica de sueños

Por Sara Plaza

Así la definía Manuel Rivas al comienzo de un precioso documental titulado "Galicia, arpa de niebla". Decía el escritor coruñés que en su tierra las únicas fábricas que siempre habían funcionado a pesar de las vicisitudes eran las de los sueños. Y decía otras muchas cosas igual de hermosas, a la par que estremecedoras, antes de acabar expresando lo mucho mejor que se puede llegar a volar cuando se tienen hondas raíces y lo importante que es inventar historias para que no se apague el fuego.

El documental forma parte de una serie de veintiséis capítulos titulada "Esta es mi tierra" producida por RTVE y en la que una serie de escritores recorren los paisajes que de una u otra forma han inspirado e influido en sus obras. Pero además de los paisajes están las personas que los habitan y domestican en mayor o menor grado, están la música y las voces que acompañan los pasos de esas personas, están las historias que murmuran esas voces y los hechos, reales o imaginados, que se narran en esas historias.

Todo esto lo descubrí después de ver al episodio de Galicia, al cual llegué desviándome un poco del sendero que me había conducido hasta un libro de poemas de Manuel Rivas titulado "A desaparición da neve". Según había podido averiguar en ese texto se incluía un poema que el autor regaló al grupo Berrogüetto, y a partir de cuya letra dicha formación musical había compuesto el tema "Alalá da noite", por el que recibió uno de los galardones de la XV edición de los Premios de la Música. Hasta esa canción me había conducido mi ignorancia.

Había comenzado releyendo algunos pasajes de "La Patagonia rebelde" de Osvaldo Bayer y averiguando abundantes detalles que no conocía de la historia en general y de uno de sus protagonistas, el gallego Antonio Soto, en particular (el mismo que ante la decisión de la mayoría de los huelguistas de terminar con la huelga y negociar con los militares manifestara: "No soy carne para tirar a los perros. Si es para pelear me quedo, pero los compañeros no quieren pelear"). Seguí indagando y hallé la figura del anarquista retratada en un cuento de gallegos, un relato de Carlos del Frade que recibió una mención especial en el Primer Concurso de Cuentos del Centro Gallego de Rosario 2007. En ese texto me topé por primera vez con el término "alalá":

-¿Qué son los alalá? - preguntó el taxista.
-Eran canciones que expresaban hondas tristezas, alegrías y rebeldías. Y fueron la forma que encontró el pueblo para resistir la dictadura. Muchas se perdieron en el olvido, otras fueron grabadas cuando murió el generalísimo y algunas, muy pocas, se cuentan muy de vez en cuando.

Tratando de aprender un poco más, busqué otras definiciones y en un foro di con la siguiente:

El alalá es una cantar que entonan los montañeses de Galicia y que está presente en muchas de las canciones tradicionales. Se supone de origen oriental y se considera como reliquia de una lengua primitiva, caracterizado por sus estribillos onomatopéyicos.

De ahí hasta el poema "Alalá" de Manuel Rivas solo me separaban un par de clicks más en mi viejita y muy querida computadora.

Había ido y venido de un lado al otro del Atlántico para terminar exactamente en el punto del que había partido: Galicia, esa fábrica de sueños.

Imagen. Cabeza reposando de Manuel Rubial (1972 Óleo sobre lienzo 37 x 32 cm. Col. del autor)