6.12.11

Latinoamérica

Por Edgardo Civallero


Estoy cansado de leer y de escuchar que Europa "apoya" a Latinoamérica con sus planes de "ayuda al desarrollo", meras (e inútiles) migajas de lo que las compañías europeas expolian, roban y saquean de mi continente natal; una ridícula "compensación" de la pobreza, la contaminación y el destrozo que dejan a su paso...

Estoy asqueado de oír que la culpa del desempleo europeo y de la caída del "estado de bienestar" del Viejo Mundo es culpa de los inmigrantes (buena parte de ellos latinoamericanos), cuando estos no son más que mano de obra barata desprovista de derechos que solo buscan subsistir y que cumplen con todos sus deberes...

Estoy harto de oír las lecciones de "democracia" que los corruptos y fracasados políticos europeos pretenden dar a Latinoamérica, y de ver al monarca borbónico español asistir a cumbres de naciones que hace dos siglos echaron a su estirpe de sus tierras por la fuerza de las armas y se declararon independientes y republicanas.
Estoy hastiado de que me intenten convencer de que, sin la conquista y el genocidio europeo en las Américas, mi tierra no sería hoy más que un erial poblado por "indios" salvajes...

Por eso esta semana quiero celebrar el nacimiento de la CELAC, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. Porque me parece toda una oportunidad para que el continente se quite de encima, de una vez, las garras de los conquistadores, los colonizadores, los explotadores... que, por muy triste que suene, siguen siendo los mismos de siempre.

Así describía hoy este evento el profesor Juan Carlos Monedero en su blog "Los Mares del Sur" del diario español "Público". Aunque, personalmente, prefiero el grito de esperanza, libertad y amor por su tierra y su gente que lanzó el dúo puertorriqueño "Calle 13" hace poco, con su tema "Latinoamérica".

Afortunadamente, y como dice la canción, todavía nadie ha podido comprar ni nuestra alegría ni nuestros dolores. Y mucho menos nuestro sol, nuestra lluvia, nuestras nubes... o nuestra vida.

Latinoamérica (Calle 13)
Con la participación de Susana Baca (Perú), Totó la Momposina (Colombia) y María Rita (Brasil)

Muy buenos días a todos los amables oyentes en esta mañana de su radio Inti Raymi. Allillachu calillachu allillachu veralla casaykichis. Qalla Qosqollaqtapi kajllatata qhawallaqtakurapi uyariy warmikuta wauqikura paraykuna. Kunaqa allin taki wayrakuna chayamusqa, kay Puerto Rico nacionmanta pacha, paykunap sutiqmi "Calle 13", hinaspatasa rimusuq takitapumunchis chay taki sutinmi "Latinoamérica". Uyarikusunchis... [Traducción parcial: Ahora llegan vientos de buen canto (de la mano de) este (grupo) de Puerto Rico, su nombre es "Calle 13", y así vienen a cantarnos esta canción que se llama "Latinoamérica". Vamos a escucharlos...]

Qankunapaq... [Para ustedes...]

Soy...
Soy lo que dejaron.
Soy toda la sobra de lo que se robaron.
Un pueblo escondido en la cima.
Mi piel es de cuero: por eso aguanta cualquier clima.
Soy una fábrica de humo.
Mano de obra campesina para tu consumo.
Frente de frío en el medio del verano.
El amor en los tiempos del cólera, mi hermano.

El sol que nace y el día que muere
con los mejores atardeceres.
Soy el desarrollo en carne viva.
Un discurso político sin saliva.
Las caras más bonitas que he conocido.
Soy la fotografía de un desaparecido.
La sangre dentro de tus venas.
Soy un pedazo de tierra que vale la pena.

Una canasta con frijoles
Soy Maradona contra Inglaterra anotándote dos goles.
Soy lo que sostiene mi bandera.
La espina dorsal del planeta es mi cordillera
Soy lo que me enseñó mi padre:
"El que no quiere a su patria no quiere a su madre".
Soy América Latina:
un pueblo sin piernas pero que camina.

Tú no puedes comprar al viento.
Tú no puedes comprar al sol.
Tú no puedes comprar la lluvia.
Tú no puedes comprar el calor.

Tú no puedes comprar las nubes.
Tú no puedes comprar los colores.
Tú no puedes comprar mi alegría.
Tú no puedes comprar mis dolores.

Tengo los lagos, tengo los ríos,
tengo mis dientes pa' cuando me sonrío.
La nieve que maquilla mis montañas.
Tengo el sol que me seca y la lluvia que me baña.
Un desierto embriagado con peyote.
Un trago de pulque para cantar con los coyotes
Todo lo que necesito.
Tengo a mis pulmones respirando azul clarito.
La altura que sofoca...
Soy las muelas de mi boca mascando coca.

El otoño con sus hojas desmayadas.
Los versos escritos bajo la noche estrellada.
Una viña repleta de uvas.
Un cañaveral bajo el sol en Cuba.
Soy el Mar Caribe que vigila las casitas
haciendo rituales de agua bendita.
El viento que peina mi cabello.
Soy todos los santos que cuelgan de mi cuello.
El jugo de mi lucha no es artificial
porque el abono de mi tierra es natural.

Tú no puedes comprar al viento.
Tú no puedes comprar al sol.
Tú no puedes comprar la lluvia.
Tú no puedes comprar el calor.

Tú no puedes comprar las nubes.
Tú no puedes comprar los colores.
Tú no puedes comprar mi alegría.
Tú no puedes comprar mis dolores.

Não se pode comprar o vento.
Não se pode comprar o sol.
Não se pode comprar a chuva.
Não se pode comprar o calor.

Não se pode comprar as nubes.
Não se pode comprar as cores.
Não se pode comprar mi(nha) alegria.
Não se pode comprar mi(nh)as dores.


No puedes comprar el sol
No puedes comprar la lluvia
(Vamos caminando)
(Vamos dibujando el camino)
No puedes comprar mi vida.
Esta tierra no se vende...

Trabajo en bruto pero con orgullo.
Aquí se comparte: lo mío es tuyo,
Este pueblo no se ahoga con marullos,
y si se derrumba, yo lo reconstruyo.
Tampoco pestañeo cuanto te miro
para que te recuerdes de mi apellido.
La Operación Cóndor invadiendo mi nido:
perdono, pero nunca olvido.

(Vamos caminando)
Aquí se respira lucha.
(Vamos caminando)
Yo canto porque se escucha.
(Vamos dibujando el camino)
(Vamos caminando)
Aquí estamos de pie...
¡Que viva Latinoamérica!

No puedes comprar mi vida...