6.9.11

Perú: una liga propia


Por Sara Plaza

En esta oportunidad les invito a que vean el video de uno de los programas de la serie Witness, de la emisora de televisión por satélite Al-Jazeera, realizado por el director de cine Rodrigo Vazquez y cuyo título original en inglés es Peru: A ligue of their own. Football is helping the women of the Andes find a political voice and fight the effects of climate change (Perú: una liga propia. El fútbol está ayudando a las mujeres de los Andes a articular una voz política y a luchar contra los efectos del cambio climático).

Tanto la narración como los subtítulos están en inglés, mientras que los protagonistas brindan su testimonio en quechua y en español.

Con la introducción al video que puede leerse en la página web del programa es posible seguir el hilo de la historia, de manera que aquí les dejo mi intento de traducción de la misma.

"En Peru: A league of their own veremos a algunas de las mujeres dirigirse al centro político de su país para hacer oír su voz y reclamar apoyo en la gestión de los ríos, así como la aprobación del plan de relocalización de su pueblo.

En las apartadas comunidades andinas de Perú, los campesinos indígenas pobres solían vivir en un estado de apartheid económico y social. Familias enteras sobrevivían con menos de un dólar diario.

Hace unos pocos años, Juana, una campesina indígena, organizó un equipo de fútbol femenino en los Andes que, por primera vez, logró abrir el camino hacia la participación política de su comunidad. «Fuimos las primeras en organizar actividades para las mujeres en esta comunidad. Fuimos las primeras mujeres que jugaban al fútbol en este lugar. Nadie había pensado jamás en algo así. Pero todas vinieron a jugar y no han dejado de hacerlo desde entonces», explica.

Después de pasar décadas desempeñando un papel más bien pasivo en la organización y política comunitaria, dedicadas a ocuparse de la cocina y a atender el ganado y los campos de cultivo, el fútbol ha ofrecido a las mujeres una oportunidad para discutir sobre las necesidades de sus comunidades.

Las reuniones celebradas al término de los partidos se convirtieron en asambleas populares donde las mujeres podían exponer sus problemas colectivos y tratar posibles soluciones. El cambio climático y su impacto en las comunidades rurales era uno de los asuntos que más les preocupaba.

En el pasado, las elevadas pendientes de los Andes peruanos fueron capaces de alimentar a las comunidades de campesinos indígenas, pero ahora las sequías amenazan sus vidas y su sustento. La familia de Juana cultiva maíz y patatas, pero el cambio climático ha causado inundaciones que hacen imposible obtener algún tipo de provecho de la agricultura. La tierra que antes era fértil se ha vuelto obsoleta y las inundaciones han arruinado las cosechas. «Si estamos unidas y nos ayudamos unas a otras, seremos capaces de encontrar una solución, debemos trabajar de manera colectiva. Porque si no trabajamos juntas y permanecemos cada una por nuestro lado tendremos que hacer frente a una muerte segura» dice.

Muchos campesinos de los Andes se sienten abandonados por el gobierno. El 60% de ellos vive en la pobreza más absoluta y no tienen acceso a los servicios básicos como agua y asistencia sanitaria.

Gracias al fútbol, Juana fue la primera mujer en participar en las asambleas y acercarse a los políticos de manera regular –un papel que anteriormente había estado reservado solo a los hombres.

Numerosos grupos locales de mujeres se han ido creando en la región para jugar al fútbol y luchar contra el impacto del cambio climático. Las mujeres están decididas a romper su silencio tradicional. A medida que van ganando confianza para hablar en los encuentros posteriores a los partidos, también se van desempeñando papales cada vez más importantes en sus comunidades."